HomeEducaciónLa diferencia entre análisis fundamental y técnico

La diferencia entre análisis fundamental y técnico

Los inversionistas y analistas utilizan regularmente el análisis fundamental y técnico para investigar y anticipar los movimientos de precios de los valores. Si bien ambos se utilizan para brindar información sobre los mercados y sus precios, existe una diferencia significativa entre los dos.

¿Qué es el análisis fundamental?

En términos simples, el análisis fundamental evalúa los valores explorando su valor intrínseco. Al emplear el análisis fundamental, los inversores y analistas realizan una investigación exhaustiva de la economía en general y la industria en la que están interesados, así como la salud financiera de las empresas individuales.

Para ser más específicos, el análisis fundamental cubre todas las métricas e indicadores importantes, incluidos los beneficios, los gastos, los activos, la deuda, los pasivos y más.

¿Qué es el Análisis Técnico?

A diferencia del análisis fundamental, el análisis técnico se enfoca en detectar oportunidades de mercado mediante el análisis de información estadística, particularmente el precio y el volumen de un valor. Los analistas técnicos basan sus creencias en la suposición de que todos los fundamentos ya están integrados en el precio, por lo que no hay una razón importante para observarlos de cerca.

Por lo tanto, en lugar de centrarse en el valor intrínseco, el análisis técnico se basa en gráficos de acciones para identificar ciertos patrones y tendencias para predecir futuros movimientos de precios.

Las diferencias clave

El enfoque para evaluar acciones entre el análisis fundamental y técnico es diferente desde el principio. Esto se debe a que los analistas técnicos generalmente comienzan estudiando los gráficos de precios, mientras que los analistas fundamentales observan primero los estados financieros de una empresa.

Más específicamente, el análisis fundamental se enfoca en evaluar el valor intrínseco de una empresa mediante el análisis de su balance y estados financieros y de flujo de efectivo. Para hacer esto, los analistas e inversores ignoran los valores de flujo de caja futuros esperados.

Si las acciones de una empresa cotizan por debajo de su valor intrínseco determinado, por lo general se considera una oportunidad de inversión atractiva. Por otro lado, si el precio de la acción cotiza por encima de su valor intrínseco, la acción se considera sobrevaluada.

Aparte de las diferencias en el enfoque general, el análisis fundamental y técnico también son diferentes en cuanto al horizonte temporal. Normalmente, el análisis fundamental se enfoca más en identificar oportunidades de inversión a largo plazo, a diferencia del análisis técnico que adopta un enfoque a corto plazo.

Por ejemplo, los analistas técnicos analizan gráficos de precios que se pueden mostrar para mostrar los movimientos de precios durante una semana, un solo día o incluso unos minutos, en comparación con el análisis fundamental que cubre datos que abarcan varios trimestres o años.

Los analistas técnicos también siempre prestan atención al soporte y la resistencia, los dos niveles de precios clave que se utilizan para el análisis de las tendencias futuras de los precios.

La resistencia representa el nivel de precio en el que el interés de venta es lo suficientemente fuerte como para evitar que el precio del valor siga subiendo. Por el contrario, el soporte es la zona de precios donde aumenta el interés de compra, por lo que evita que el valor en declive baje aún más en el precio, lo que hace que sea más probable que "rebote" y revierta la tendencia.

Además, los inversores que utilizan el análisis fundamental a veces tienen que esperar mucho tiempo antes de identificar el valor intrínseco de una empresa en el mercado. Estos inversores creen que el precio de un valor tiene un precio incorrecto a corto plazo, suponiendo que verá una corrección en el futuro, un proceso que puede durar incluso varios años.

La mayoría de la información que revisan los analistas fundamentales es la información que se divulga trimestral o anualmente, como los estados financieros y los cambios en las ganancias, en comparación con el análisis técnico que se enfoca en la información que cambia todos los días. Esta es una de las razones por las que el análisis fundamental utiliza un marco de tiempo a largo plazo, ya que los datos que utiliza para realizar el análisis se generan y publican con mucha más lentitud.

Dadas todas las diferencias entre el análisis fundamental y el técnico, los dos también difieren en términos de su objetivo final. En otras palabras, aquellos que confían en el análisis técnico generalmente se enfocan en detectar oportunidades de mercado a corto y mediano plazo para obtener ganancias, mientras que los inversores que utilizan el análisis fundamental realizan movimientos a largo plazo, apostando por el futuro del negocio subyacente de una empresa.

Es seguro decir que el análisis técnico a menudo ha sido criticado por su validez en el pasado. Sin embargo, aunque la mayoría de los analistas de Wall Street prefieren utilizar el análisis fundamental, hay muchas empresas que también contratan analistas técnicos.

Los escépticos sobre el análisis técnico y su eficiencia basan principalmente sus críticas en la Hipótesis del Mercado Eficiente (EMH) que afirma que la mayor parte de la información anterior ya está cotizada en bolsa.

Dicho de otra manera, esta hipótesis establece que los valores siempre se negocian a su verdadero valor de mercado, lo que significa que la idea detrás del valor intrínseco y las acciones infravaloradas/sobrevaloradas es irrelevante. Como tal, la EMH afirma que nadie puede superar el rendimiento del mercado en general mediante la sincronización del mercado y las acciones infravaloradas y que la única forma de obtener rendimientos sustanciales es invertir en activos de mayor riesgo.

Usarlos juntos

Si bien, en general, el análisis fundamental y el técnico se consideran exactamente opuestos cuando se analizan valores, algunos inversores prefieren usar los dos métodos en conjunto para tratar de aumentar su éxito de inversión.

Un ejemplo común de esto es usar el análisis fundamental para detectar una acción infravalorada y luego emplear el análisis técnico para identificar el mejor punto de entrada y salida. Este enfoque puede dar sus frutos particularmente cuando la seguridad está extremadamente sobrevendida, aunque hacer el movimiento demasiado pronto podría generar pérdidas significativas.

El análisis técnico también puede ser particularmente exitoso para detectar puntos de entrada atractivos para las acciones de crecimiento que están al alza. Las acciones con altas tasas de crecimiento y valoraciones lucrativas tienden a experimentar grandes correcciones de precios y, en este caso, el análisis técnico se puede utilizar para detectar niveles de sobreventa.

Es importante saber que las acciones pueden continuar con una tendencia alcista durante mucho tiempo después de que se hayan sobrevaluado. Es por eso que vender valores solo porque está sobrevaluado puede hacer que se pierda un repunte de precios significativo y, por eso, los operadores pueden analizar las tendencias de precios y volúmenes para mantener el valor hasta que se desvanezca el impulso.

Por otro lado, si un valor cotiza en torno a su valor razonable, no sería sorprendente ver que el precio se consolide o se mantenga cotizando dentro de su rango. En ese caso, los comerciantes pueden confiar en los indicadores técnicos para mantenerse dentro de ese rango, mientras que los fundamentos de la seguridad siguen siendo los mismos.

Además, a veces los comerciantes que confían en el análisis técnico analizarán los fundamentos de la seguridad para reforzar su proceso de toma de decisiones. Por ejemplo, un comerciante técnico podría estar considerando una ruptura antes de un informe de ganancias y echar un vistazo a los fundamentos de las acciones para saber si se espera que la empresa supere las estimaciones de ganancias.

El análisis fundamental y técnico también se utilizan a menudo juntos para dar al inversor una imagen más amplia y clara del mercado actual. Además, algunos comerciantes técnicos primero miran los gráficos de precios y luego analizan los fundamentos para averiguar si hay suficiente oferta y demanda para impulsar el precio a través de niveles de soporte o resistencia.

Conclusión

El principal objetivo del análisis fundamental es determinar el valor intrínseco de una acción. Los inversores que confían en el análisis fundamental buscan valores que están infravalorados y, a menudo, se centran en realizar movimientos a largo plazo. A diferencia de eso, los comerciantes que emplean el análisis técnico observan principalmente el precio y el volumen del valor, a menudo ignorando sus fundamentos.

Sin embargo, algunos expertos usan los dos métodos juntos. Un ejemplo común de esto es utilizar el análisis fundamental para detectar una acción infravalorada y luego analizar los indicadores técnicos para detectar los mejores puntos de entrada y salida.

Autor: Mircea Vasiu Actualizado: July 25, 2022